loading

Toma de decisiones efectiva

R

Elementos a tener en cuenta antes de tomar una decisión

La toma de decisiones en las empresas se refiere al proceso mediante el cual los gerentes y otros líderes de una organización evalúan opciones y eligen una acción a seguir para lograr un objetivo determinado. La toma de decisiones es un aspecto clave del liderazgo y la gestión empresarial, y puede tener un impacto significativo en el éxito de una organización.

Aspectos importantes a tener en cuenta en la toma de decisiones son el propósito, valores y cultura de la empresa, la comunicación y el consenso, y la evaluación informada. Veamos estos elementos en más detalle a continuación.

Propósito, valores y cultura

El propósito, los valores y la cultura de la organización son facilitadores en el proceso de toma de decisión y algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta ya que son elementos fundamentales para la identidad y el éxito de la empresa. Además, habilitan el pensamiento crítico, porque nos permiten conocer el fondo de nuestra propuesta de valor al cliente.

El propósito de una organización establece su razón de ser y su visión a largo plazo. Al tomar decisiones, es importante tener en cuenta si la decisión es coherente con el propósito de la organización y si contribuirá a avanzar hacia su visión a largo plazo.

Los valores de una organización son los principios y creencias fundamentales que guían su comportamiento y sus decisiones. Es importante tomar en cuenta los valores de la organización al tomar decisiones para asegurar que sean coherentes con estos principios y para evitar tomar decisiones que puedan entrar en conflicto con ellos.

La cultura de la organización es el conjunto de normas, actitudes y comportamientos compartidos que definen su ambiente laboral y su forma de trabajar. Es importante tener en cuenta la cultura de la organización al tomar decisiones para asegurar que sean coherentes con las normas y los comportamientos esperados en la organización, y para evitar tomar decisiones que puedan ser percibidas como contrarias a la cultura de la empresa.

Al tomar en cuenta el propósito, los valores y la cultura de la organización, se pueden tomar decisiones que sean coherentes con la identidad y los objetivos de la empresa, y que fomenten una cultura positiva y cohesiva. Esto puede ayudar a fortalecer la marca y la reputación de la empresa, y a mejorar su desempeño a largo plazo.

Existen diversas estrategias que se pueden utilizar para asegurar que se consideren adecuadamente el propósito, los valores y la cultura de la organización antes de tomar una decisión en la empresa. A continuación, se presentan las estrategias más efectivas:

  1. Comunicar el propósito, los valores y la cultura de la organización: de esta manera los miembros del equipo estarán alineados con la visión y los objetivos de la organización.
  2. Evaluar el impacto en el propósito, valores y cultura: antes de tomar una decisión, es importante evaluar cómo afectará a la organización y a sus valores y cultura. Se deben considerar los posibles resultados de la decisión y si son coherentes con el propósito y los valores de la organización.
  3. Consultar a los interesados: se debe involucrar a los interesados en la toma de decisiones y pedir su opinión sobre cómo la decisión afectará al propósito, los valores y la cultura de la organización. Esto puede ayudar a asegurar que la decisión sea percibida como justa y coherente con los valores de la empresa.
  4. Evaluar los riesgos: es importante evaluar los riesgos asociados con cada decisión y considerar cómo pueden afectar al propósito, los valores y la cultura de la organización. Esto puede ayudar a identificar posibles conflictos y a tomar medidas para evitarlos.
  5. Crear políticas y procedimientos que refuercen los valores de la organización: las políticas y los procedimientos deben estar diseñados para reflejar los valores y la cultura de la organización. Esto puede ayudar a asegurar que las decisiones se tomen de manera consistente con los valores y la cultura de la empresa.

Al aplicar estas estrategias, se puede asegurar que se consideren adecuadamente el propósito, los valores y la cultura de la organización antes de tomar una decisión en la empresa, lo que puede ayudar a garantizar el éxito a largo plazo de la organización.

Comunicación y consenso

En muchos casos, consensuar la toma de decisiones puede ser una estrategia valiosa para las empresas. El consenso implica llegar a un acuerdo entre todos los miembros del equipo o grupo de trabajo antes de tomar una decisión, lo que puede ayudar a asegurar que todos estén comprometidos con la implementación de la decisión y a minimizar la resistencia o el descontento por parte de cualquier miembro del equipo.

El consenso también puede ayudar a garantizar que todas las perspectivas y opiniones sean consideradas antes de tomar una decisión, lo que puede llevar a una mejor toma de decisiones y a una mayor satisfacción y compromiso entre los miembros del equipo. Sin embargo, consensuar no siempre es la mejor opción en todas las situaciones.

En algunas situaciones, como en momentos de crisis o en decisiones que deben tomarse rápidamente, el consenso puede no ser práctico o incluso contraproducente. En estos casos, puede ser necesario que un líder tome la decisión de manera autónoma y rápida para abordar la situación.

En última instancia, el enfoque más efectivo para la toma de decisiones dependerá de la situación específica y de las dinámicas del equipo o grupo de trabajo. Es importante que los líderes y gerentes de la empresa consideren cuidadosamente la situación y las necesidades de su equipo antes de decidir si consensuar la toma de decisiones es la mejor opción.

Existen diversas metodologías y técnicas para consensuar la toma de decisiones en un equipo o grupo de trabajo. A continuación, se presentan algunas de las técnicas más comunes:

  1. Tormenta de ideas: la tormenta de ideas es una técnica que implica la generación de una gran cantidad de ideas sobre una cuestión específica, sin juzgarlas en un primer momento. Luego, se evalúan y discuten las ideas para llegar a un consenso.
  2. Técnica Delphi: esta técnica implica enviar una serie de preguntas a los miembros del equipo de forma anónima, recopilando y consolidando las respuestas. Posteriormente, se envían las respuestas consolidadas a los miembros del equipo para que las evalúen y las comenten, hasta que se llegue a un consenso.
  3. Grupo nominal: en esta técnica, los miembros del equipo generan una lista de ideas individualmente y luego las presentan al grupo. Después, se discuten las ideas y se eliminan aquellas que no son viables. Finalmente, se realiza una votación para llegar a una decisión consensuada.
  4. Consenso general: esta técnica implica discutir abiertamente una cuestión hasta que se llegue a una decisión que todos los miembros del equipo acepten.

En general, la elección de una metodología para consensuar la toma de decisiones dependerá de la situación específica y de las preferencias y necesidades del equipo o grupo de trabajo. Es importante que los líderes y gerentes de la empresa evalúen cuidadosamente las opciones disponibles y seleccionen la técnica que mejor se adapte a sus necesidades.

Evaluación informada

Para tomar decisiones efectivas en una empresa, es importante contar con información precisa y relevante sobre los temas en cuestión, evaluar las opciones de manera sistemática y considerar los posibles resultados de cada opción. Es decir, la toma de decisiones en las empresas debe ser un proceso racional y basado en datos que considere tanto los objetivos a largo plazo de la organización como las necesidades inmediatas de los clientes y el negocio, los recursos disponibles, los riesgos asociados con cada opción y las posibles consecuencias para los empleados y otros interesados.

La digitalización es una herramienta poderosa a la hora de tener información relevante organizada y accesible de manera que pueda ser analizada de manera efectiva y eficiente en el proceso de toma de decisiones.

En definitiva, la toma de decisiones efectiva puede ayudar a una empresa a crecer y prosperar, mientras que las decisiones mal informadas o precipitadas pueden tener un impacto negativo en la organización y sus empleados. La inconsistencia en la toma de decisiones es un síntoma de que nuestro liderazgo no es efectivo.

Con la metodología GoBSmooth logramos asegurar que las decisiones están alineadas a nuestro propósito, valores y cultura, que todos nuestros colaboradores conocen la información necesaria para desarrollar un pensamiento crítico a través de la recopilación de procedimientos en la base de conocimiento, y que la decisiones se toman en base a un análisis de datos que proporciona información relevante y veraz en tiempo real. En otras palabras, con GoBSmooth cuidamos estos elementos indispensables en la clave del éxito de las empresas del siglo XXI.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *