loading

Gestionar tareas

gestion tareas

El arte de la gestión de tareas:
Comprender las diferentes dimensiones de las tar
eas y cómo gestionarlas eficazmente

¿Te sientes a menudo abrumado por la cantidad de tareas que tienes que hacer cada día? ¿Tienes la sensación de estar haciendo malabarismos con demasiadas cosas a la vez? Entonces es hora de dar un paso atrás y analizar cómo priorizas tus tareas. La gestión de tareas es una habilidad esencial que hay que dominar para ser más productivo, eficiente y organizado. Implica establecer prioridades, organizar y planificar las tareas y hacer un seguimiento de los progresos. Lo primero que hay que entender en este proceso es que, paradójicamente, hay que dedicarle tiempo, pero te adelantamos, es el mejor retorno en la inversión que puedas hacer en tu vida. Al comprender las diferentes dimensiones de la gestión de tareas, puedes aprender a priorizar tus tareas de forma eficaz y maximizar tu  productividad. En este artículo, hablaremos de cómo priorizar las tareas de forma eficaz analizando las diferentes dimensiones de la gestión de tareas.

¿Qué es la gestión de tareas?

La gestión de tareas es el proceso de establecer prioridades, organizar y planificar una carga de trabajo para ser lo más eficiente y eficaz posible. Muchas veces implica planificar adicionalmente las tareas de los subalternos. Requiere establecer prioridades para las tareas, organizarlas según su importancia, planificar su realización y que se hagan de forma correcta. También incluye supervisar el progreso y mantener el rumbo. Es fundamental comprender las distintas dimensiones de la gestión de tareas para ser más productivo y eficiente.

Existen muchos métodos para gestionar las tareas y organizar el día. Por ejemplo, la gestión en papel, las listas de tareas, las soluciones informáticas, etc. Pero el método más eficaz, eficiente y significativo es cuando entiendes cómo gestionar tus tareas analizando sus dimensiones. La gestión de tareas es el proceso de saber qué hacer, cuándo hacerlo, dónde hacerlo y cómo hacerlo. Implica conocer tus tareas, su importancia y cuándo y cómo completarlas.

Diferentes tipologías de las tareas

Las tareas laborales son una parte integral de nuestras vidas y es importante entender las principales tipologías de las tareas:

  1. Tareas habituales y repetitivas: Hay tareas que son parte de nuestro trabajo diario y que deben ser realizadas con frecuencia. Estas tareas son importantes para mantener un flujo de trabajo constante y pueden ser automatizadas para ahorrar tiempo.
  2. Tareas imprevistas y no repetitivas: Además de las tareas regulares, también hay tareas que son únicas y que requieren un enfoque especial. Estas tareas pueden ser desafiantes, pero también pueden ser una oportunidad para aprender y crecer profesionalmente. Generalmente son consecuencia de una falta de planificación y control de las tareas de la organización.
  3. Tareas importantes y urgentes: Hay tareas que son importantes para alcanzar los objetivos de la empresa, pero también hay tareas que son urgentes y deben ser realizadas inmediatamente. Es importante priorizar y gestionar adecuadamente estas tareas para asegurarse de que se cumplan los plazos y se mantenga la eficiencia y eficacia de la empresa.
  4. Tareas estratégicas y tácticas: Las tareas también pueden ser clasificadas en tareas estratégicas y tácticas. Las tareas estratégicas están orientadas a largo plazo y se enfocan en el éxito a largo plazo de la empresa. Las tareas tácticas, por otro lado, están orientadas a objetivos a corto plazo y se enfocan en el logro de objetivos inmediatos.

Las dimensiones de las tareas

  1. Tiempo: Con todas las cosas que tenemos que hacer durante el día, de cuánto tiempo disponemos es uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de priorizar las tareas. Si no tenemos tiempo suficiente para terminar todo lo que hay que hacer, perderemos oportunidades e incumpliremos plazos, lo que nos causará estrés y frustración innecesarios. Del mismo modo, si no dedicamos tiempo suficiente a cada tarea, acabaremos precipitándonos y no terminaremos nada bien.
  2. Importancia: Cuando nos sentamos al comienzo del día, tenemos una serie de tareas, citas y otros compromisos que tenemos que encajar en nuestra agenda. Pero la pregunta es: “¿Cuáles de estas cosas son más importantes?”. De lo contrario, acabaremos teniendo que hacer demasiadas cosas que no es necesario hacer o para las que no tenemos tiempo.
  3. Planificación: La planificación de tareas es importante por varias razones:
    • Mejora la eficiencia: al planificar tus tareas, puedes priorizarlas y dedicar el tiempo necesario a cada una para completarlas de manera más eficiente.
    • Reducción del estrés: la planificación te permite establecer metas realistas y evita que te sientas abrumado por una cantidad excesiva de trabajo sin terminar.
    • Aumento de la productividad: al tener un plan claro, puedes enfocarte en una tarea a la vez y evitar distracciones, lo que aumenta tu productividad.
    • Mejora la gestión del tiempo: la planificación te permite aprovechar al máximo tu tiempo y evita que te retrases en tareas importantes.
    • Ayuda a cumplir objetivos: al establecer metas claras y tener un plan para alcanzarlas, es más probable que las logres.
  4. Saber cómo realizar la tarea: Es importante saber de antemano cómo se hace una tarea por varias razones:
    • Aumenta la confianza: si conoces los pasos necesarios para realizar una tarea, te sentirás más seguro y confiado a la hora de hacerla.
    • Reducción del tiempo de ejecución: al conocer de antemano los pasos necesarios, puedes planificar mejor tu tiempo y ejecutar la tarea de manera más rápida y eficiente.
    • Mejora la calidad del trabajo: al conocer los detalles y los pasos necesarios, puedes asegurarte de que la tarea se realice correctamente y con la calidad adecuada.
    • Evita errores y rework: al conocer de antemano los pasos, puedes identificar posibles problemas y corregirlos antes de que ocurran, lo que reduce la cantidad de errores y rework.
    • Facilita la delegación de tareas: si conoces los pasos necesarios para realizar una tarea, puedes delegarla con más facilidad a otras personas, ya que les puedes proporcionar una guía clara y detallada.
  5. Comunicación: con tanta gente compartiendo información y colaborando, es fundamental saber cómo comunicarse eficazmente con los miembros del equipo, los clientes y los jefes. Es indispensable saber quién está haciendo qué, dónde, cómo y cuándo las tareas que 
  6. Fijación de objetivos: es importante saber cómo fijar y controlar los objetivos de tu empresa. Esto incluye planificar el día y la semana, identificar a los destinatarios principales y crear mensajes y contenidos que tengan resonancia en ellos.

Conclusión

La gestión de las tareas es uno de los aspectos más importantes para los dueños y gerentes. Hoy en día los empresarios se deben de apoyar en un sin número de aplicaciones, para intentar gestionar las tareas de la organización adecuadamente. GoBsmooth es una herramienta que de forma muy sencilla y práctica te permite gestionar las tareas de tu organización en todas sus dimensiones.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *